El marketing de sabores es parte del Sense Marketing, que busca transmitir sensaciones que produzcan sentimientos y emociones para generar en los clientes experiencias inolvidables y únicas, y así lograr la lealtad a la marca.

El análisis sensorial es el examen de las propiedades organolépticas de un producto realizable con los sentidos humanos. Dicho de otro modo, es la evaluación de la apariencia, olor, aroma, textura y sabor de un alimento o materia prima.

Entre el conjunto de los sentidos solicitados a través del marketing, el gusto es el menos desarrollado, ya que es el mas difícil de aplicar y comprender, puesto que es el màs subjetivo ya que los diversos sabores pueden ser percibidos de manera diferente de persona a persona. Sin embargo, el objetivo será el mismo que para los otros sentidos, garantizar al consumidor las calidades del producto y aportarle una dimensión de placer.

Las sensaciones principales del gusto estàn constituidas en cuatro tipologias: dulce, àcido, amargo y salado, de esto y combinandolas se forman las demàs. El gusto es un sentido que interactùa fuertemente con el olfato (interacciòn sensorial), por lo que, en caso de desaprovaciòn olfativa el gusto aparece muy diferente y muchos productos no son reconocidos.

El sentido no està sòlo en el paladar. Los alimentos se saborean también con el olfato, la vista y el oído. Por todo ello, ahora se ha creado la figura del diseño gastronómico, cada vez mas demandado por las empresas de alimentacion. A dia de hoy de 100 ideas de productos, solo salen 5 y cuatro fracasan. Hoy el secreto del alimento perfecto es una combinaciòn de elementos sensoriales y pràcticos.

Un ejemplo de que la fusión de elementos sensoriales y prácticos funciona en la industria alimentaria son las barritas de pescado. Ni por su sabor ni por su forma, recuerda este producto al pescado, pero quizás precisamente por ello es consumido también por las personas que aborrecen el pescado y por los niños.

El crujido de los alimentos es una de las herramientas más poderosas del “food design”. “Los sonidos que se producen en la mandíbula son extremos, ya que son directamente transmitidos desde los huesos hasta los oídos del consumidor”,

La internacionalización y el desarrollo de las multinacionales obligan a los especialistas del marketing gustativo a adaptarse a las distintas identidades y culturas de los países. Es preciso en ese momento que las dimensiones sociológicas abarquen todos los sentidos. La cultura de cada sociedad influye considerablemente sobre las percepciones y las valoraciones gustativas.

La utilización del marketing gustativo es muy delicado y requiere una cultura sociológica controlada con el fin de evitar cualquier error en términos de estrategia en un país contemplado.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *