Que es la Robótica

La robótica es un término que ya no es ajeno a nuestro vocabulario cotidiano; al contrario, se ha vuelto tan común que cada vez atrae a mucho más jóvenes. Ha sido tan relevante la robótica en la sociedad, que ya hasta los niños de preescolar la conocen y empiezan a trabajar en relación a la manipulación de robots.

La robótica como la conocemos hoy en día, tiene sus orígenes hace miles de años. Sin embargo, hechos registrados a través de la historia, nos indican que en la antigüedad los robots eran conocidos con el nombre de autómatas, y la robótica no era reconocida como ciencia, es más, la palabra robot surgió mucho tiempo después del origen de los autómatas.

Robótica y medicina

En los últimos años la robótica aplicada a la medicina ha tenido un gran avance y son varias las especialidades médicas, especialmente las quirúrgicas, las que se han visto beneficiadas del empleo de robots cada vez más precisos y con mayores posibilidades para el diagnóstico y el tratamiento de varias enfermedades, así como asistencia en rehabilitación de pacientes y suplencia de funciones.

Las intervenciones quirúrgicas asistidas por robots, esencialmente por el sistema Da Vinci®, presentan una serie de ventajas tanto para el paciente como para el equipo médico que dirige la intervención quirúrgica:
• Aumento de la precisión al evitar el temblor humano.
• Recuperación más pronta del paciente al ser un procedimiento menos invasivo.
• Acceso más sencillo a zonas anatómicas complejas o delicadas.
• Menor daño en los tejidos circundantes de la zona intervenida.
• Mayor ergonomía para el cirujano.

El uso de asistencia robótica en las intervenciones permite que el cirujano integre diferentes imágenes radiológicas con el plano quirúrgico que visualiza para una aproximación más precisa y con una mayor seguridad para el paciente.

Asimismo, la asistencia robótica quirúrgica permite unas cirugías mínimamente invasivas aprovechando el ombligo o las cavidades naturales (ano, boca, vagina) para acceder a la zona de intervención, con lo cual disminuye el riesgo de sangrado y las complicaciones del posoperatorio. Este tipo de robots también son útiles para generar simulaciones de pacientes para que los médicos puedan entrenase antes de su empleo en pacientes reales.

La cirugía con asistencia robótica es ideal para intervenciones complejas y de acceso dificultoso. Su uso ha logrado grandes avances en cirugías como la del cáncer de esófago, de estómago y de recto, en la cirugía bariátrica de pacientes obesos, y en la cirugía de hígado, vías biliares, páncreas y glándulas endocrinas.

Se ha utilizado también con éxito en intervenciones ginecológicas del suelo pélvico, así como en urología, cosechando magníficos resultados en las intervenciones de cáncer prostático, vesical y renal.

En el mundo existen hoy en día más de 3.000 unidades del robot de asistencia quirúrgica:

Robots asistenciales

Otras de las aplicaciones de la robótica en el campo de la medicina son los robots asistentes. Estos robots dan apoyo a personas enfermas, discapacitadas o de edad avanzada y les permiten disponer de un cuidado y una supervisión de manera continua.

Pese a estar en un estado muy poco desarrollado por el momento, estos robots podrían cubrir funciones como limpieza, administración programada de medicamentos, toma de constantes como la temperatura, la tensión arterial, la frecuencia cardíaca o la saturación de oxígeno, alimentación o asistencia a la movilización.

Prótesis inteligentes

El desarrollo de la robótica ha permitido la creación de prótesis inteligentes, es decir, elementos artificiales dotados de un cierto grado de autonomía que permiten suplir funciones de manera parcial o total de miembros amputado o bien que tienen una función limitada o deficitaria, como tras un accidente o tras algún tipo de lesión vascular o neurológica.

Dichas prótesis utilizan las señales que el cerebro envía a la musculatura a través de los nervios, señal que es captada por la prótesis para poder suplir los movimientos deficitarios. Estas prótesis permiten por el momento movimientos simples, no de alta complejidad como puede ser la escritura. Se han empleado prótesis también en el campo de la oftalmología, donde se ha implantado ojos biónicos que conectados con el cerebro ha permitido recuperar la visión en algunos pacientes.

Rehabilitación

Los robots en medicina también se emplean en procesos de rehabilitación. En un principio, se destinaron sobre todo a ayudar a personas con discapacidades motoras. Con el tiempo, estos sistemas se ha ido haciendo más efectivos y cuenta con mayor rango de actuación, por ejemplo, para la rehabilitación de personas que han sufrido pérdidas sensitivas a causa de una accidente o una enfermedad.

Conclusión

El futuro de la robótica en Medicina es indiscutible. El próximo reto, consiste en la reproducción e implante de órganos y tejidos en seres humanos. Estructuras creadas artificialmente o de forma biológica que permitan sustituir un hígado en mal estado, un corazón insuficiente, unos riñones que no funcionen, etc.

Todo ello a través de la cooperación entre los médicos, ingenieros, biólogos, químicos y toda clase de disciplinas científicas que puedan trabajar unidas. Su fin: crear algo único y especial que permita ayudar a un persona a recuperar su estado de salud.

El médico del futuro, el cirujano del futuro, deberá aprender a convivir con este tipo de tecnologías, deberá conocerlas y deberá aprender a manejarlas. De ello dependerá el futuro de la medicina y, por supuesto, el futuro de sus pacientes.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *