Internet nos facilita poner a disposición del público una plataforma donde poder vender nuestros productos; con la gran oferta de plataformas de fácil uso y accesibles para cualquier bolsillo. Pero que sea fácil abrir una tienda online en internet, no significa que su gestión sea siempre sencilla y esto implica que existan muchos errores básicos; de principiante y no tan principiantes, que se dan muy comúnmente.

No usar imágenes de alta calidad

Es uno de los errores más comunes de los ecommerce. Creando una similitud a una tienda física, es como poner un producto en una repisa en alto; se lo puede ver, pero a duras penas se puede tocarlo. Esto es igual, tener imágenes de baja calidad es como mirar un producto de lejos y se crea una barrera con que el cliente no pueda probarse o tocar el producto como para que además tampoco pueda verlo “de cerca”. No sólo vale con tener imágenes grandes y ampliables, sino también que se vean profesionales. 

No conocer a tu público objetivo

Es un error muy habitual no sólo en los ecommerce, sino en muchos tipos de empresa creadas sin conocimiento previo o experiencia. Una de las primeras cosas que se enseñan en las escuelas de negocio, es a conocer al consumidor final. Este consumidor se lo construye en base a su información demográfica, comportamiento, necesidades y motivaciones. Se debe poner en el lugar del consumidor y pensar como lo haría él.

Si no se tiene una idea clara de quién es el consumidor final, las acciones de marketing irán sin rumbo; conocer al consumidor final ayudará a saber qué imágenes usar en los anuncios, qué palabras emplear en las descripciones, en qué canales sociales tener mayor presencia, etc

Propuesta de valor

La diferenciación es la mayor oportunidad que tenemos para obtener más y mejores clientes. Tenemos que crear una propuesta de valor que nos haga diferentes a nuestra competencia; ya que si somos todos iguales, podrían comprar a la competencia en lugar  de a nosotros. Cada día aparecen nuevas tiendas online todos los días, así que lo mejor que se puede hacer es en pensar algo que haga destacar del resto.

Gastos de envío poco claros o muy caros

Un estudio de Comscore afirma que el 55% de los clientes abandona el carrito al ver los gastos de envío. Así que, deberíamos reflexionar sobre ello y darle un vuelvo a la estrategia de gastos de envío; no se trata de eliminarlos, pero sí de dar otras opciones a lo que suelen dar el resto de ecommerce. Por ejemplo, podemos imitar a Amazon y permitir una reducción del precio del envío si al cliente no le importa recibirlo unos días más tarde. O bien hacer un descuento a los que son clientes habituales.

El poder de la publicidad, el SEO y SEM

Cuanto más se invierta, mejor más visibilidad obtendremos, en las tiendas online es muy importante darse a conocer y para ello se necesita invertir dinero en publicidad.

  • Si bien, el SEO es una excelente idea, puede llevarnos tiempo, ya que es un trabajo de meses, no instantáneo.
  • Por lo que la opción del SEM es la mejor. Pagar a Google por aparecer en determinados términos de búsqueda.

Pero sin duda, la plataforma publicitaria que se lleva la palma en el campo de los ecommerce es Facebook Ads. Es increíblemente eficaz para convertir clientes debido a su gran poder de segmentación. Bien usada, es una herramienta muy potente para el relativo poco precio que tiene.

Textos descriptivos muy largos y/o confusos

Muchas plataformas ecommerce crean largos textos que nadie o casi nadie quiere leer para comprar un producto. Normalmente lo que más interesa son los aspectos técnicos, sobre todo en las que se dedican al sector tecnológico. Por esta razón es que el texto descriptivo del producto será mejor si lo hacemos breve, conciso y simple. Que de una ojeada se pueda saber de qué va el producto.

Responsive web

La responsive web es prácticamente obligatoria si se quiere posicionar bien en Google. Tanto para los ecommerce como para cualquier otro tipo de página. Hace algún tiempo la mayoría de las compras en internet se hacen desde los móviles, superando al PC; es por ello por lo que Google le da tanta importancia actualmente.

Categorización de productos

Una mala categorización y jerarquización descenderá en dos problemas:

  • Los usuarios se irán por una mala experiencia de usuario, lo que incrementará la tasa de rebote y no convertiremos.
  • Google penalizará el posicionamiento por tener un contenido desordenado y porque tu tasa de rebote será alta debido al mal diseño.

Con lo que primero que hay que trabajar antes de crear una tienda online es hacer la estructura ordenada. Y si tu página ya está online, habría que modificar la estructura a corto/medio plazo.

Filtros de productos

Muchos ecommerce carecen de esta herramienta; no es obligatoria, pero sí es muy recomendable, ya que mejora la experiencia de usuario y ayuda a llegar fácilmente a los productos que desea por lo que habrá menos tasa de rebote y un incremento del carrito medio.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *