Ciberseguridad: por qué es importante

Las empresas, en mayor o menor medida, están inmersas en procesos de transformación digital, y si no es tu caso te recomendamos la lectura de nuestros artículos del blog sobre de este tema.

Como el mundo de las conexiones dedicadas casi ha desaparecido, todos compartimos el mismo medio de transporte: Internet, y eso facilita la labor a los ciberdelincuentes. Por ello nuestras redes y sistemas son más vulnerables y se encuentren menos protegidos; incluso hay quien afirma que “todo es hackeable”.

Te exponemos algunas de las principales razones por las cuáles la ciberseguridad es importante y se necesita invertir en ella:

  • Preservar los datos.
  • Proteger datos ante manipulaciones.
  • Proteger el acceso a ellos.
  • Proteger la operatividad de sistemas y su integridad.
  • Evitar la instalación de espías o roben (datos, sonidos e imágenes).
  • Evitar caballos de troya, o la activación de puertas traseras, que permitan tomar el control de nuestros sistemas.
  • Protección de dispositivos personales (portátiles, móviles) ante pérdidas y robos.

En el momento en el que dejas a tu empresa en manos de unos profesionales en seguridad, como Cibernos, podremos encargarnos de securizar tu infraestructura TIC.  Es la mejor manera de ir siempre un paso por delante.

Recomendaciones en ciberseguridad que las empresas deben seguir

Para que el usuario corporativo no se convierta en un talón de Aquiles para la seguridad de la entidad cuando actúa como usuario final.

  • Utilizar contraseñas robustas.
  • Cambiar periódicamente la contraseña.
  • Revisar la configuración de privacidad de las redes sociales.
  • Instalar complementos de seguridad en el navegador.
  • Realizar únicamente compras a través de webs de confianza.
  • No introducir nuestros datos privados a la ligera en cualquier página (podría ser suplantación de identidad – mira siempre la URL).
  • Verificar que la Wifi pública gratuita sea real y no suplantada.
  • Proteger la conexión a la red WiFi con un cifrado fuerte.
  • No creerse todo lo que se vea online.
  • Proteger la información que se maneja.

Pero esto no es suficiente, son solo unas buenas prácticas que toda empresa o que realmente cualquier profesional debe llevar a cabo. Pero, además, toda empresa debe invertir en materia de ciberseguridad. No importa el tipo de empresa o el tamaño, cualquiera podría enfrentarse a un posible ataque informático y perder información, no poder atender a tiempo sus compromisos, no poder ofrecer a los clientes los servicios contratados o simplemente impedir el acceso a sus propios trabajadores.

Las 5 principales consecuencias de los ciberataques en las empresas

  • Pérdida de datos o información sensible y esencial para el negocio, y para la realización de su actividad diaria.
  • Pérdida económica por gastos derivados del ciberataque, como los costes de restauración y limpieza de los sistemas afectados, por la contratación de especialistas informáticos para hacer frente al ciberataque, por posibles sanciones por incumplimiento de la normativa del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) o, incluso, para hacer frente a una ciberextorsión o rescate económico por los datos o información secuestrada.
  • Pérdida de beneficios por paralización de la actividad, por las dificultades operativas en los sistemas afectados que impiden desarrollar todas las actividades con normalidad.
  • Pérdida económica por reclamaciones de terceros (Responsabilidad Civil) (trabajadores, clientes, proveedores, etc.) por la brecha de seguridad o la fuga de información personal y sensible.
  • Pérdida de reputación e imagen de los trabajadores, clientes, proveedores, etc. por la brecha de seguridad o la fuga de información.

Algunos consejos de ciberseguridad en las empresas

La correcta ciberseguridad en cualquier empresa se basa en el trabajo en equipo de sus diferentes medios organizativos, sistemas de ciberseguridad y herramientas de gestión de incidentes:

  • Protocolo de Ciberseguridad:

Con el objetivo de aminorar el tiempo de respuesta, ante cualquier ciberataque, y poner en marcha las acciones de protección necesarias, es recomendable que cada empresa elabore un Protocolo de Ciberseguridad, adaptado al tamaño de la empresa, al número de trabajadores, a las áreas o departamentos, a las herramientas informáticas, a los proveedores de servicios informáticos, etc.

Entre otros aspectos, este protocolo debe incluir un inventario de dispositivos electrónicos, sistemas y aplicaciones, con el objetivo de detectar todas las posibles fuentes de vulnerabilidad, un modelo de Documento de Ciberseguridad, en el que, en caso de una posible brecha de seguridad, se recopile fácilmente toda la información necesaria para detectarlo lo antes posible e incorporar las acciones de protección, así como facilitar una investigación posterior a un perito informático; y una agenda de profesionales y expertos en ciberseguridad acreditados.

  • Seguro de Ciberriesgo:

Este Protocolo de Ciberseguridad debe incluir un Seguro de Ciberriesgo, que, a través de sus coberturas para hacer frente a los Daños Propios, la Responsabilidad Civil o la Pérdida de Beneficios; y sus servicios preventivos y de gestión de incidentes, ayude a proteger a la empresa ante cualquier simple sospecha de ciberataque y a minimizar sus posibles consecuencias económicas.

Este seguro debe ser diseñado de forma totalmente personalizada, en base a la actividad y a las necesidades de cada empresa, seleccionando las garantías específicas, los servicios adicionales y el límite máximo de indemnización más adecuados.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *