La inteligencia artificial (IA) es un término que engloba aquellos sistemas informáticos capaces de detectar su entorno, pensar, aprender y tomar decisiones en función de las entradas que reciben y sus objetivos. En este contexto, la información (los datos, data en inglés) se convierte en un activo muy valioso, ya que constituye el elemento esencial para la creación de algoritmos de IA de valor.

La IA no sólo incrementa la productividad a nivel de maquinaria, sino que también hace que incremente la productividad de los trabajadores y la calidad del trabajo que realizan. El poder gozar de mayor información, les permite tener una visión más focalizada de su trabajo y tomar mejores decisiones.

La IA trabaja en cuatro campos:

  • Inteligencia automatizada (Automated Intelligence): orientada a la automatización de tareas manuales o cognitivas, y rutinarias o no rutinarias que permiten trabajar con conjuntos de datos de gran tamaño (uso de bid data),
  • Inteligencia asistida (Assisted Intelligence): dirigida a ayudar a las personas a desarrollar las tareas de forma más ágil y eficiente, como por ejemplo robots autónomos,
  • Inteligencia aumentada (Augmented Intelligence): tiene como objetivo ayudar a que las personas tomen mejores decisiones, y finalmente como por ejemplo las calculadoras,
  • Inteligencia autónoma (Autonomous Intelligence): se centra en automatizar procesos de toma de decisiones sin intervención humana como por ejemplo los vehículos autónomos o la robótica.

Estos cuatro modelos de IA ya están siendo aplicados hoy en muchas de nuestras actividades diarias, por ejemplo, los asistentes virtuales capaces de atender llamadas, interactuar con el cliente y gestionar peticiones, facilitando a las empresas un mejor conocimiento de sus clientes y el desarrollo de nuevas estrategias de marketing y comunicación, o aplicaciones inteligentes capaces de mejorar la eficiencia en procesos de logística y transporte.

Pero el impacto va más allá de parámetros macroeconómicos: la IA podría contribuir al aumento de la productividad, como consecuencia de la adopción por parte de las empresas de América Latina y el Caribe de sistemas de inteligencia automatizada, tales como robots o vehículos autónomos, y de sistemas de inteligencia asistida e inteligencia aumentada para ayudar a los empleados. Asimismo, podría suponer un incremento del consumo, resultado de la aparición en el mercado de nuevos productos y servicios perfeccionados y personalizados, y por tanto más atractivos y de mayor valor.

Estrategias innovadoras para la IA

  • Estrategias de política industrial , que estimulen y faciliten una rápida y masiva adopción de IA y otras tecnologías por parte de las empresas.
  • Estrategias de educación e inversión en capital humano que preparen a los futuros trabajadores y faciliten la readaptación de los existentes, con el objetivo de que puedan complementarse de forma virtuosa con la IA y otras nuevas tecnologías.
  • Potenciar la capacidad tecnológica e industrial e impulsar la adopción de la IA en todos los ámbitos de la economía, tanto en el sector privado como en el público.
  • Preparar el terreno para los cambios socioeconómicos que genere la IA.
  • Garantizar el establecimiento de una gobernanza segura y ética.

Los progresos en IA parecen acelerarse. En los últimos años, debido en parte a los avances en el aprendizaje de las máquinas, tareas como el reconocimiento de voz, la identificación de objetos, la locomoción bípeda y la conducción autónoma se han resuelto en gran medida. Cada nueva destreza alcanzada trae consigo nuevos mercados potenciales y nuevos incentivos para seguir invirtiendo en investigación, lo que conduce a un ciclo virtuoso que impulsa la IA. En la próxima década es probable que asistamos a progresos sustanciales en comprensión efectiva del lenguaje, lo que conducirá a sistemas capaces de ingerir, sintetizar y contestar preguntas sobre la suma total del conocimiento humano.

La implementación de acciones alrededor de estos pilares es fundamental para la recuperación y el desarrollo económico y productivo de la Región o pais , el costo de oportunidad es demasiado elevado y las consecuencias de un retraso en la implementación afectará a generaciones futuras, por tanto, es momento de actuar ya , la IA es una oportunidad para salir adelante en esta época.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *