El marketing sensorial puede definirse como todas las acciones emocionales y conductuales que son favorables a la compra de un producto o servicio.

Así, el marketing sensorial genera una emoción y una experiencia positiva asociada a la marca.

Como perfectamente sabes, el ser humano tiene 5 sentidos: 

  • La vista: nos permite asimilar de forma visual todo lo que nos rodea.
  • El oído: nos llegan sonidos a través de nuestros oídos.
  • El olfato: detecta olores.
  • El gusto: captura el sabor y la textura de los alimentos
  • El tacto: nos permite entrar en contacto con objetos externos a través de la piel y el cuerpo.

Los cinco sentidos conocidos deben su definición al filósofo griego Aristóteles.

En pocas palabras, Aristóteles define el sentido como la capacidad de detectar información sobre nuestro mundo.

Las empresas entendieron rápidamente que basar sus ventas en los cinco sentidos humanos podría ser una clave para el éxito y ésto dio lugar a lo que ahora conocemos como marketing sensorial.

Este tipo de marketing involucra al consumidor en un enfoque positivo y establece una conexión con la marca a través de una experiencia sensorial única.

Se centra en la experiencia de los usuarios: su pasado, sus emociones, sus experiencias o su imaginación, por ejemplo. 

Existen muchos ejemplos de marketing basado en los cinco sentidos:

  • El olor que sale de una tienda de perfumes o cosméticos (Lush, por ejemplo).
  • El color de una marca de zapatos, como Louboutin por ejemplo.
  • Un mensaje publicitario con un tipo de letra especial.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *