“Stalkerware” Aplicaciones poco éticas

En el auge tecnológico, uno de los mayores riesgos a los que nos enfrentamos son los piratas informáticos que piratean nuestro equipo. Generalmente, los teléfonos móviles contienen mucha información sobre nuestros datos personales, nuestros gustos y privacidad, por lo que algunas aplicaciones se hacen pasar por caballos de Troya para acceder a estos datos. Una de estas aplicaciones es el software de rastreo, que monitorea la actividad y ubicación del teléfono móvil del usuario. Es un software espía (no un virus) y generalmente se instala dentro de la aplicación para obtener información.

Estas aplicaciones fueron tan advertidas que Google decidió eliminar hasta siete programas de su tienda, que cubrían ciertas actividades que ponían en peligro la privacidad de los usuarios que las instalaban en sus dispositivos móviles.

Nadie puede descargar programas como Spy Child Tracker, Cell Phone Tracker, Cell Phone Tracker, Spy Tracker, SMS Tracker o Employee Work Spy de Play Store. Algunos de ellos, además de recopilar información como ubicación, contacto o historial de llamadas de teléfonos móviles, también son capaces de interceptar mensajes enviados desde diferentes servicios de mensajería instantánea (como WhatsApp o Viber), aunque la comunicación esté encriptada.

Estas herramientas suelen proporcionar las siguientes funciones:

  • Supervisión de aplicaciones de mensajería y SMS
  • Seguimiento y grabación de llamadas, así como acceso a los registros de llamadas y a los registros eliminados
  • Seguimiento de la ubicación
  • Acceso a archivos multimedia como imágenes, vídeos, audios
  • Monitorización de diferentes redes sociales
  • Supervisión de la navegación web y acceso al historial, pudiendo acceder al micrófono en segundo plano para grabar ruidos o conversaciones
  • Control remoto del smartphone y bloqueo de sitios web o aplicaciones para que no puedan utilizarse en el teléfono
  • Comprobación del uso de aplicaciones del propietario del dispositivo

Un análisis realizado encontró que los mensajes usados ​​por las aplicaciones Stalkerware para usarlos razonablemente incluyen:

Aterrador:

Muchas de estas aplicaciones emplean estrategias que se centran en el miedo, las amenazas en línea y fuera de línea y las cosas que pueden sucederles a los niños, como el acoso cibernético, el acceso a contenido inapropiado y la exposición a los ciberdelincuentes. Utilizan estadísticas para resaltar las diversas amenazas reales o emocionales que pueden enfrentar.

La promesa de beneficios:

Estas aplicaciones intentan racionalizar su uso diciendo que pueden ayudar a “mantener a su hijo en la dirección correcta” o información a “tiempo real” de la persona intervenida.

El sentimiento de la mayoría de las personas:

La mayoría de estas aplicaciones intentan aumentar la ansiedad de los usuarios potenciales y les preocupa que ya la estén sintiendo.

Las frases utilizadas en estos sitios indican que otras personas están usando sus aplicaciones y obtienen buenos resultados, lo que indica que entre 100.000 y 3 millones de usuarios las están utilizando. Para los usuarios de cualquier aplicación, esta inconsistencia debería ser una señal de alerta.

Reseñas de usuarios falsas:

4 de las 9 aplicaciones de Stalkerware analizadas probablemente sean falsas. Por ejemplo, en algunos sitios web, el mismo comentario se atribuye literalmente a diferentes personas y, en un caso, el mismo comentario se utiliza en dos plataformas “competitivas”.