OMEGLE, Una De Las Redes Sociales Más Peligrosas

Si has oído hablar de OMEGLE, pero no sabes qué es, por favor presta atención, porque te explicaremos la composición de la plataforma y cómo funciona una de las redes sociales más peligrosas para evitar. Las redes sociales no se limitan a Facebook, Instagram o Twitter.

Además de las plataformas más populares que conocemos, existen innumerables alternativas diseñadas para conectar a las personas de diferentes formas. Si bien las redes sociales más populares tienen términos y condiciones más o menos estrictos para promover las prácticas adecuadas y el buen comportamiento, existen otras plataformas que tienen filtros más flexibles y son inconvenientes de usar.

El chat es uno de ellos. En su opinión, puede que esto no suene a nada, o ha escuchado su nombre recientemente, pero, sin embargo, esto no es nada nuevo. Por el contrario, la red social nació en 2009 y ha recuperado la atención en los últimos meses y ha registrado un aumento significativo en el número de usuarios que la utilizan.

Si quieres saber qué es OMEGLE y cómo funciona, por favor presta atención, porque te contaremos todas las preguntas sobre la plataforma y también te explicamos por qué es una de las redes sociales más peligrosas que debes evitar.

¿Qué es OMEGLE?

Para conocer el origen de OMEGLE, debemos remontarnos al 2009. En ese momento, Leif K-Brooks, de 18 años de Vermont (EE. UU.) Estaba estudiando en su último año de secundaria y abrió un servicio de chat en línea. Atrajo enormemente la atención de los usuarios. Inicialmente, era un servicio completamente anónimo, no se requería registro y la premisa era permitir que dos personas desconocidas charlaran al azar. Nadie conoce la identidad de la persona que llama y esta función es extremadamente atractiva para muchos usuarios.

La emoción de estar en contacto con desconocidos se ha convertido en una tendencia, inspirada en este concepto, nació Chateng unos meses después. En noviembre de 2009, Andrew Ternovskiy lanzó un servicio de video chat que conecta aleatoriamente a dos desconocidos. En vista de su buen efecto de recepción, OMEGLE agregó esta función en 2010.

¿Cómo funciona OMEGLE?

El anonimato de los usuarios es uno de los mayores peligros de OMEGLE. Para utilizar la plataforma, no es necesario registrarse ni proporcionar ninguna información, porque es imposible determinar quién la usa, por lo que esto da lugar a abusos. Las redes sociales se promocionan como “una excelente manera de conocer gente nueva incluso durante el distanciamiento social”. Al visitar el portal, puede elegir cómo usar OMEGLE.

Puede elegir el modo de chat de texto o video. Antes de elegir el idioma con el que desea comunicarse, puede aumentar su interés escribiendo texto en el campo correspondiente si es necesario. Después de seleccionar una opción, el sistema lo conectará con personas al azar mediante chat de texto o chat de video. Todo es anónimo, y se recomienda no proporcionar datos personales a nadie.

Los peligros de OMEGLE

Chatear es peligroso para menores o usuarios muy jóvenes, los adultos pueden optar por utilizar esta plataforma para conocer gente nueva a través de chat de texto o videollamadas, pero el servicio representa un gran riesgo para los jóvenes. Como dijimos antes, no es necesario registrarse para utilizar las redes sociales, y nunca habrá ningún tipo de verificación de la edad o identidad del usuario. Esto convierte a OMEGLE en un semillero ideal para todo tipo de abuso, y los casos de acoso, ciberacoso y agresión sexual son muy frecuentes.

Si es mayor de edad y está interesado en este servicio para reunirse con otras personas, debe tener cuidado con la información filtrada, ya que sus datos pueden ser utilizados de forma maliciosa. Además, algunas revisiones de seguridad afirman que la seguridad de OMEGLE es cuestionable y que los piratas informáticos pueden acceder, rastrear y monitorear conversaciones. Si usa el chat de video, es importante asegurarse de que la otra persona pueda estar grabando una conversación y usando el video sin su consentimiento.