El arte es una forma de expresión creativa que tenemos los seres humanos, es la manera en la que representamos nuestros sentimientos, emociones, experiencias y la percepción de lo que nos rodea. A lo largo de los años los artistas han ido encontrando nuevas formas de expresión, por ejemplo; la fotografía, el cine, el modelado 3D, el diseño, etc., y hasta disciplinas tan tradicionales como la pintura, la escultura, la música, el teatro, el dibujo, la danza y la literatura han ido evolucionando gracias a la aportación de las nuevas tecnologías. 

Importancia de la tecnología en el arte

En este post reflexionaremos sobre el papel que juega la tecnología en relación a las diferentes expresiones artísticas, acudiendo a ejemplos concretos tomados de las diferentes disciplinas artísticas, ya que estos podrían  convertirse en los argumentos más fuertes que pongan en evidencia su importancia.

Entonces, podemos preguntarnos ¿La tecnología es y ha sido un elemento esencial para el desarrollo y evolución del arte? ¿Qué tipo de papel juega la tecnología en el campo de las artes? ¿Qué tan necesarios son los procesos tecnológicos en el arte moderno para que el artista tenga recursos suficientes de expresión?  

Quizás hoy más que nunca es importante para el artista reflexionar sobre estas cuestiones pues los elementos que la tecnología pone a su disposición en su actualidad específica, implican una gama de posibilidades que no sólo permiten potenciar la expresividad de las artes tradicionales, sino que además abren la posibilidad a nuevas formas de expresión del espíritu y la sensibilidad humana hasta ahora desconocidas.

La tecnología ha sido fundamental en la evolución de las formas de expresión de las artes clásicas, las cuales han evolucionado al ritmo del avance tecnológico de las civilizaciones. En segundo lugar, se argumenta que todas las disciplinas artísticas han nacido gracias a una base tecnológica mínima necesaria y esto es aplicable tanto a las expresiones clásicas como a las nuevas expresiones del tercer milenio. Y, finalmente, se argumenta que no sólo el nacimiento y la evolución del arte están ligados a la tecnología, sino también su difusión y la consecuente valoración por parte de una comunidad o del mundo entero.

La importancia del uso de la tecnología en el arte es de carácter histórico y se refiera a la íntima relación entre tecnología y expresión artística. Desde las más remotas culturas humanas conocidas, el ser humano ha mostrado la necesidad de expresarse en el arte. Para pintar en las cuevas (ahora conocidas como pinturas rupestres), decorar los instrumentos para la caza del mamut, o la decoración de utensilios varios que han llegado hasta nuestros días, el ser humano requería una técnica concreta y una tecnología que le permitiera realizar esas expresiones. 

Conforme el ser humano fue progresando tecnológicamente sus expresiones artísticas se fueron diversificando y alcanzando nuevas formas de expresión. Pensemos en el tallado de una estatua como La Piedad 1 de Miguel Ángel Buonarroti, esto sería imposible para el hombre primitivo y no por incapacidad artística, sino por la falta de los instrumentos adecuados, en otras palabras, no existía la tecnología que lo posibilitara. Pensemos ahora en la música. Los pueblos prehispánicos en América y las tribus ancestrales en el mundo entero han utilizado instrumentos musicales rudimentarios para expresar armonía de sonidos y de ritmo como medio de expresión de su religiosidad y de su ánimo.

La importancia de la tecnología nos viene del hecho de que la existencia misma de una disciplina artística está ligada invariablemente a la tecnología. Cualquier forma de expresión artística requiere un mínimo de tecnología y algunos instrumentos, por rudimentarios que fuesen. Es evidente que en todas las culturas el tipo de arte y el nivel de su expresión tienen una relación directa con el desarrollo tecnológico de dicha cultura.  

En la actualidad la producción y comercialización de las artes tiene una relación directa con el internet, ya que las galerías físicas de arte ya no son tan comunes como antes, ahora los artistas exhiben sus obras por una plataforma en la red para exponer su trabajo. Eso ocurre en todas las disciplinas artísticas como la pintura, escultura, cinematografía, fotografía, diseño gráfico, diseño de modas, arquitectura, danza, literatura, música, etc.

No hay arte sin tecnología. Las formas concretas de expresión de cada disciplina artística están íntimamente ligadas a la tecnología desarrollada en una época o cultura determinada y no sólo el nacimiento de la disciplina artística y su desarrollo, sino la misma difusión depende de la tecnología. Dicho de un modo sintético, podemos concluir que el nacimiento, la evolución y la difusión del arte, en sus diferentes disciplinas están ligados a la tecnología.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *