El marketing infantil como tal está formado por dos públicos objetivos: los padres y la “tribu” familiar (amigos, tíos, abuelo) y los propios niños y preadolescentes. En consideración a esto, el mercado infantil de los menores se clasifica entre lo que se consideraría “primera infancia”, de 3 a 6 años; segunda infancia, de 7 a 9 años, y tweens, de 9a 11 años. Es esta heterogeneidad lo que hace “complicado” establecer estrategias homogéneas para ellos. Por eso, saber qué les gusta, qué hacen, cómo consumen y cómo se relacionan, en función de cada grupo de edad, es tan importante para enfocar las futuras campañas a realizar por las marcas y/o instituciones.

Los niños de hoy en día, pues, comparten ciertas características que, indiscutiblemente, toda marca ha de tener en cuenta en su relación con ellos:

• Cada vez son más precoces. Es decir, se hacen “mayores” antes. Los comportamientos infantiles cambian de forma cada vez más vertiginosa, y los pequeños de la casa tienden a adoptarlos más pronto.

Son nativos digitales. Su familiaridad con las nuevas tecnologías, con las que se han encontrado nada más nacer, les confiere gran habilidad en los planos sensorial y motriz, lo que conlleva que sean capaces de manejar distintos formatos a la vez y que sean multitarea y multipantalla. Sin embargo, esto también los hace poco reflexivos, y, en muchas ocasiones, su nivel de comprensión es superficial, al igual que ocurre con su nivel de atención.

El marketing infantil ha vivido una explosión de creatividad y dinamismo en los últimos años. Como quizá sepas, muchas marcas para niños apuestan por el kids marketing y no temen a la innovación ni a los riesgos.

Si necesitas ideas para tu estrategia de marca en este sector, deberías saber que dicho segmento del mercado es uno de los más influenciables… Aunque no todo vale para vender. Existen ciertas restricciones para la comunicación corporativa que se dirige a los más pequeñosNo hay que olvidar que son seres en formación y, como tales, muy vulnerables a los estímulos exteriores.

De hecho, hasta los cinco años no saben diferenciar entre publicidad y entretenimiento a secas. Después de esa edad comienzan a discernir, pero siguen siendo muy influenciables por los mensajes publicitarios. Por eso tu estrategia debe ser responsable y estar bien definida. Eso resultará indispensable para el éxito comercial y la calidad de tus campañas publicitarias dirigidas a los niños.

Estrategias de marketing valiosas para dirigirse a este target

Hay una serie de estrategias que pueden facilitar tu éxito en este mercado infantil. Aquí tienes cinco de ellas. ¡Toma buena nota!

1. Estrategia multicanal. Una de las claves del éxito para generar apego entre el público infantil es hacer marketing de productos a través de varios canales. Internet y la televisión son algunos de los que consumen de manera habitual, ya sea viendo sus dibujos animados preferidos en TV o en plataformas como YouTube.

2. Marketing de contenidos. La calidad de los contenidos, tanto desde un punto de vista comercial como ético y educativo, puede hacerte ganar muchos seguidores de todas las edades. Aquí tendrás de tu lado a los más pequeños, pero también a sus padres, que estarán encantados de permitir a sus hijos entretenerse con un contenido de calidad.

3. Influencers infantiles. Ya hay grandes estrellas en plataformas como TikTok, Instagram o YouTube. Sirviéndote de este tipo de estrategias, puedes generar un enorme apego entre los niños, quienes seguirán ciegamente los patrones de comportamiento marcados por sus ídolos.

4. Estrategia unboxing. Es simple y proporciona unos magníficos resultados. Consiste en desempaquetar un producto en frente de una cámara para que los niños presencien todo el proceso. Esto implica grandes dosis de incertidumbre, ilusión y expectación. El producto queda fijado en las mentes de los niños y, si les gusta, insistirán a sus padres para que lo adquieran.

5. Enfocarse en los padres. Si los adultos están satisfechos con el producto o servicio infantil que quieres venderles, ya tienes gran parte de la operación comercial cerrada. Por eso, no pierdas la perspectiva y, aunque sabes que tienes que captar la atención de los más pequeños, también debes convencer a sus progenitores para que, finalmente, realicen la compra.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *